Thermomix

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Sobre el concepto de cohesión social

   La cohesión social, al igual que los conceptos antes revisados, no posee una acepción única, ni es determinado por un solo factor. Como se observará a continuación existen distintas concepciones de “cohesión social” en Europa y Estados Unidos, mientras que en América Latina la Cepal se ha encargado de presentar lineamientos generales para su estudio, pero que aún se encuentran en sus cimientos. 

   Si se pretende conceptualizar “cohesión social”, Sorj y Tironi (2007) nos evoca dos visiones que actualmente existen en el mundo y que son distintas e incluso opuestas en algunos matices. En primer lugar, la “cohesión social” creada como un bien mayor cuya dependencia recae en exclusiva en el Estado. Esta concepción es Europea con el fin de crear “el modelo europeo”. Debido a la percepción de fácil quebrantamiento de la “cohesión social”, el Estado es el encargado de asegurar legalmente el acceso a los recursos y bienes por parte de la población. Pero aparte de ser un esfuerzo por parte del Estado, también lo es por parte del mercado, la sociedad civil y la familia. Según esta percepción “incorpora dimensiones como la exclusión social, y otros sentimientos de solidaridad que incorpore fines y responsabilidades comunes: confianza, asociatividad, acceso a la información, tolerancia, multiculturalidad, etc.” [1] Teniendo estos antecedentes, La UE define la “cohesión social” como: “la capacidad de una sociedad de asegurar el bienestar de todos sus miembros, minimizando disparidades y evitando la polarización. Una sociedad cohesionada consiste en una comunidad de individuos libres que se apoyan en la búsqueda de estos objetivos comunes bajo medios democráticos”[2]. La gran limitante de este concepto es el origen y la funcionalidad política que se le pretende dar, lo que no permite su utilidad en estudios, análisis, etc, de otras realidades. 

   En segundo lugar se encuentra la visión Estadounidense que asume el concepto como una situación natural de la sociedad civil, la ética individual y del mercado. A diferencia de la acepción Europea, esta no evoca a la fraternidad ni al comunitarismo, sino a la movilidad asociada al esfuerzo. Ambas variantes del concepto tienen la gran limitante de entregar una concepción amplia del concepto, en el sentido que entrega una visión macro a nivel nacional como en el caso de Estados Unidos o del gran conglomerado de naciones que conforman la Unión Europea. 

   A nivel Latinoamericano la Cepal ha sido el organismo que se ha preocupado de elaborar un modelo de análisis para la “cohesión social” que sea útil para la región. Desde cuestionamientos de ¿cómo se recrea el vínculo social desde el microámbito familiar hasta la sociedad en su conjunto? Hasta otras que pudiesen surgir producto del individualismo causado por la globalización y las constantes mutaciones que sufren las sociedades, son las respuestas que pretende entregar con la elaboración de su modelo y del concepto “cohesión social” (Cepal, 2007). Con respecto a este último concepto este mismo organismo, expresa que existe una suerte de anhelo de comunidad a nivel Latinoamericano, producto de la ingente fragmentación social y la pérdida de lazos estables. Se caracteriza por ser un fenómeno histórico y dinámico, por lo cual no existe una teoría universal aplicable a cualquier realidad. Y por lo anterior lo que interesa realmente analizar es el mayor o menor grado de cohesión de una sociedad en función de determinados objetivos (Cepal, 2007). 
   La acepción, para el modelo planteado por la Cepal (2007), hace referencia a dos ámbitos de indicadores: a los referidos a la eficacia de los mecanismos instituidos de inclusión social, como a los comportamientos y valoraciones subjetivas que hacen las personas partícipes de la sociedad. Se pueden resumir en el siguiente cuadro: 

   El modelo hace referencia al estudio de una serie de variables objetivas y subjetivas, especialmente seleccionadas para el caso Latinoamericano. Con respecto a estos indicadores, Cepal (2007) y Sorj y Tironi (2007), puntualizan la importancia de las percepciones subjetivas en los análisis y estudios futuros. Es menester, mediante las múltiples técnicas existentes, conocer las percepciones subjetivas de la población referente a “dimensiones como: la legitimidad de las diferencias socio-económicas; las perspectivas percibidas 
de movilidad intra e inter-generacional; los niveles de polarización étnica, religiosa, social, territorial y política; los sentimientos de alienación y/o pertenencia y de discriminación; los grados de temor, inseguridad y vulnerabilidad, y su origen; los niveles de confianza en redes familiares e instituciones estatales; el sentimiento de pertenencia nacional; la legitimidad otorgada al régimen político, entre muchos otros factores que inciden críticamente sobre la cohesión social”[3]. 
-------------------------
[1] Sorj y Tironi (2007). Cohesión social en América Latina: un marco de investigación. CIEPLAN 
[2] Council of Europe. (2005). “Concerted development of social cohesion indicators. Methodological guide”, Council of Europe Publishing. http://www.coe.int/T/E/social_cohesion/  social_policies/03.Strategy_for_Social_Cohesion/. Ver en: Sorj y Tironi: op. cit. 
[3] Sorj y Tironi: op cit

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada